Saltar al contenido

Global saca a la luz un tramo del metro inacabado a principios del siglo XX entre La Rambla y el Paral·lel

compartir

El subsuelo de nuestras ciudades esconde tesoros arqueológicos que cuentan muchas historias. No solo hablamos de restos romanos, griegos o árabes. También mucho más actuales. Y eso es lo que se encontró Global Geomática. Durante una reciente intervención arqueológica, dirigida por el arqueólogo Walter Alegría Tejedor, dentro del proyecto de instalación de la red de recogida de basuras neumática en el Raval-Sur en Barcelona, han aparecido restos de un proyecto para construir una línea de metro a principios del siglo XX.

En concreto se trata del pozo de ataque y parte del túnel de un proyecto iniciado en 1930. Estas estructuras formaban parte de una línea de metro que iba a enlazar la estación entonces existente de Liceu con una nueva, en la avenida Paral·lel. Además, se ha podido documentar varios restos relacionados con el urbanismo moderno de la zona. Concretamente de los siglos XVII y XVIII.

El pozo de ataque es una cámara subterránea para montar la tuneladora que iba a perforar el túnel. Tiene unas dimensiones de 3,5 por 2,5 metros y una profundidad de 12,5 metros. El túnel, conectado con el pozo de ataque, tiene unos cinco metros de largo. Ambas estructuras están llenas de agua freática, lo que está dificultando su estudio. De hecho, se ha tenido que contactar con la Unidad de Subsuelo de los Mossos d’Esquadra para inspeccionar y documentar la estructura con los medios técnicos y de seguridad necesarios. De momento se han localizado unas escaleras de madera y las vigas de un antiguo montacargas.

Detalle de la galería de acceso al túnel circular, llena de agua. Al fodo se observa parte del túnel circular. Foto: Servei d’Arqueologia de Barcelona.

Son las primeras estructuras de un metro que debía cruzar el barrio del Raval. Un proyecto que fue abandonado, en 1934, por huelgas de trabajadores, contratiempos económicos y dificultades técnicas. Cuando la concesionaria quiso retomar las obras después de la Guerra Civil, les fue denegado el permiso por motivos financieros. Solo se habían construido las cocheras y la estación del Paral·lel. Unas instalaciones que se recuperaron cuando se puso en funcionamiento en los años 70 la actual línea 3. Pero el resto de las obras se sumieron en el olvido.

Vista interior del pozo de ataque desde el punto de acceso. Foto: Servei d’Arqueologia de Barcelona

Ahora los arqueólogos de Global Geomática han sacado a la luz esta historia. Esta es una de una extensa lista de proyectos arqueológicos que Global Geomática está llevando a cabo en la ciudad condal. Además, de esta intervención en la zona del Raval Sud para la constructora Grúas, cabe destacar la excavación y documentación arqueológica que se está realizando dentro de las obras de construcción la estación de AVE de la Sagrera. En este proyecto Global Geomática aporta un numeroso equipo arqueológico y técnico.

En los últimos años la compañía ha establecido una oficina técnica en Barcelona. Desde ella se han abordado intervenciones arqueológicas y proyectos de documentación patrimonial a través de la fotogrametría y el uso de tecnologías de escáner láser y dron. Por ejemplo, el seguimiento arqueológico en Sant Felip y en Xifre (Badalona), la intervención en el Castell de Cervelló, prospecciones en La Cova de Montornès, seguimientos en las calles de Vistalegre y Basols de Barcelona o el estudio arqueológico en la restauración del Acueducto romano de la plaça 8 de març de la capital catalana.

compartir

Subscríbete a nuestra Newsletter

Novedades en Topografía, Drones, Arqueología y mucho más

Forma parte de la red Global Mediterránea y Geomática