BIMSoftwareBuilding Information Modeling

Unos pueden decir que BIM es un software más. Pero eso es quedarse corto. BIM (Building Information Modeling) es una metodología de trabajo colaborativa para el sector de la construcción y la ingeniería. A través de una plataforma digital se obtiene un modelo tridimensional virtual del proyecto. Para ello, los agentes implicados en todo el ciclo de vida de un proyecto (desde su diseño hasta la demolición del edificio o su cambio de uso) aportan sus conocimientos y los comparten con el resto. Esto supone una evolución, ya que incorpora, además de los planos, información geométrica, de tiempos, de costes, ambiental y de mantenimiento.

Las ventajas de esta metodología son muchas. Además de tal calibre que, en España, todos los proyectos de edificación de más de dos millones de euros con financiación pública deberán estar implantados en BIM desde el pasado 18 de diciembre de 2018. Y desde el 26 de julio de 2019, BIM será obligatorio para todos los proyectos constructivos de infraestructuras con financiación pública.

¿Por qué BIM es importante?

  • Más información. Utilizando un software dinámico de modelado de edificios en tres dimensiones podemos obtener una información más completa del edificio: geometría, relaciones espaciales, información geográfica, así como las cantidades y las características de sus componentes. Además, en tiempo real. Esto mejora la visión del proyecto global. Y, por ejemplo, si se modifica un elemento en BIM en una planta, se modifica automáticamente en las secciones, alzados y vistas 3D, consiguiendo minimizar así los errores humanos.
  • Mejorar la colaboración. Todos los agentes implicados trabajan sobre la misma herramienta, compartiendo información e integrándola en el proyecto. Al trabajar sobre un único modelo, se evita la descoordinación entre versiones y la pérdida de información. Eso mejora el trabajo y hace que todos vayan en la misma dirección.
  • Se corrigen errores. Antes de comenzar a construir el proyecto contamos con un modelo con toda la información. Así se minimizan los errores antes de empezar y se comprueba que todo es correcto. Esto supone un importante beneficio a la hora de controlar costes. Y también una mejora importante en la seguridad de los trabajadores y de los usuarios de ese proyecto.
  • La documentación se obtiene de forma automática. Toda la documentación del proyecto está en un único sitio. Eso permite generar más rápidamente los presupuestos, las planificaciones, los planos… esto supone un aumento de la productividad y un ahorro de tiempo y costes.
  • Conocer el ciclo de vida del edificio. Los datos insertados en el modelo BIM no son útiles solamente durante las fases de diseño y construcción, sino que pueden utilizarse durante todo el ciclo de vida del edificio. Eso permite prever su mantenimiento y reducir sus costes.
  • Conocer el impacto energético. Cada vez es más necesario hacer obras sostenibles, integradas en el entorno y con buen rendimiento energético. Al tener los datos del impacto energético de cada uno de los materiales se puede controlar desde el principio las emisiones de carbono y trabajar cada proyecto con la vista puesta en la eficiencia energética.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario